El jeque trae suerte a su Málaga