Alves, con sabor agridulce en el Calderón