El Barça sonríe a base de goles