El Atleti pierde con orgullo