El lado más ‘juguetón de Diego Costa: no paró de vacilar a sus compañeros