Los jugadores blancos se lo pasaron en grande en el entrenamiento