Los jugadores del Barça sonríen con ironía al protestar al árbitro en San Mamés