El juego de Ramos, Jordi Alba y Koke