Joaquín pasa las horas antes de Navidad regalando balones a niños en situación de riesgo de exclusión