El árbitro consultó a Matuidi si quería suspender el partido por los insultos racistas que estaba recibiendo