Un error con los pies de Casillas le costó la pitada de la sección más crítica del Bernabéu