Los ingredientes de la 'salsita' de Schuster: Tres derrotas, una manita y ningún gol a favor