Un penalti inexistente a favor del Cádiz obligó al árbitro a salir escoltado entre insultos