El futuro incierto de Ancelotti: del apoyo del vestuario a la falta de confianza del club