La impotencia de Neymar: suplente, entró tras el descanso y no tuvo protagonismo