La imagen que ilusiona al madridismo