La ilusión atlética, contra la lluvia: los aficionados exhiben las primeras entradas