Final de la liga holandesa: toque de atención para el Barça y esperanza para el Madrid