Los violentos enfrentamientos entre la policía y los ultras del Legia provocan siete heridos