Lo que nunca hay que hacer para que paren los jugadores a firmarte autógrafos