El culebrón sobre el futuro de Griezmann vuelve con la mirada puesta en el Barcelona