La gravedad de la lesión de Modric enciende las alarmas: ¿Temporada perdida?