La portada de marca, el último cruce de Caparrós con la prensa... pero no el primero