El gol de Piti, gracias a una nueva norma que permite molestar al portero en las faltas