La afición rechaza la agresión