El Levante lanza un jarro de agua fría al Granada