Franco Jara es la salvación del Granada