Un sólido Zaragoza mete al Granada en problemas