El 'efecto Resino' hace despegar al Granada