El Real Madrid vuelve a la cruda realidad