Golden foot, con sabor español