El gran gesto del Compostela: tira el balón fuera en boca de gol al ver al portero rival