El futbolista del Alhaurín que fue apuñalado no se desplomó hasta que llegó al vestuario