La Superliga fracasa 48 horas después de su nacimiento: Real Madrid y Barcelona se quedan solos