El partido de la vergüenza: insultos racistas y una agresión que indigna a toda Inglaterra