Sergio Reguilón avisó al árbitro de que algo sucedía en la grada mientras se disputaba el Newcastle-Tottenham