Sergio Ramos llega tarde al banquillo y Pochettino le manda un mensaje: "Tiene que seguir trabajando"