La familia Ramos se ofreció a acoger en su casa de París a los Messi: el argentino, arropado por todo el vestuario