El ostracismo de Sergio Ramos en París: sin minutos y con toque de atención de Pochettino