La recuperación de Sergio Ramos no va bien: máxima preocupación por si podrá volver a jugar con regularidad