Una valla de publicidad sale volando en medio de un partido y obliga a detener el juego