La primera sinfonía de Özil con el Arsenal