¿Es posible tener peor suerte? De córner a favor, a gol en propia puerta en 10 segundos