La Policía, preocupada, no puede garantizar la seguridad de la Libertadores al no saber cuántos hinchas llegarán