El Pipita cierra un año gafado con los penaltis