El penalti, el punto débil de Leo Messi