Lo que no se vio del asalto de los ultras del Olimpique de Marsella a la ciudad deportiva