Neymar pierde los nervios y termina expulsado el día que regresó de la lesión