Neymar, acosado a su llegada al hotel de concentración de Brasil por un fallo en el cordón de seguridad