Messi sigue sin despegar en París y añade una nueva preocupación con unas molestias